Actualidad COVID-19

Consejos para viajar seguro
Faro de Illa Pancha, Ribadeo

Viajes inspirados en el significado de los colores y sus emociones

none

Disciplinas como la psicología o el marketing lo han demostrado: los colores nos transmiten emociones. Si sentirlas es una de nuestras motivaciones para viajar, ¿por qué no preparar unas vacaciones inspiradas en los colores que nos gustan? Te descubrimos paisajes de España que transmiten emociones a través de sus colores. ¿Buscas un lugar de calma, seguridad y confianza? Te atrae el azul. ¿Prefieres destinos de aventuras, con fuerza y atractivos? Seguro que te gusta el rojo. ¿Estás comprometido con el entorno y llevas un ritmo de vida sereno? El verde es una buena opción.

PAISAJES AZULES: color de la confianza, la seguridad y la estabilidad. Transmisor de calma

“…Y entre tantos azules celestes, sumergidos, se pierden nuestros ojos adivinando apenas los poderes del aire, las llaves submarinas.” Cien sonetos de amor, Pablo Neruda. Estar frente al mar infinito que se pierde a la vista donde se funde con el cielo. Respirar hondo. La paz. ¿Sabías que practicar yoga o meditación cada vez es más frecuente en las playas de la Costa Blanca, en la Comunidad Valenciana? Las calas de las islas Baleares, con sus aguas azul turquesa son claro ejemplo de paisajes que transmiten calma. La Costa de  la Luz (en el sur de Andalucía) tiene fama de cielos especialmente azules y extensas playas donde relajarte. Incluso si visitas una gran ciudad como Barcelona descubrirás panorámicas donde reina el azul. Asómate un día despejado a los miradores del búnker del Carmel o del parque de atracciones Tibidabo y contágiate del azul infinito. Esa sensación va más allá en Galicia, visita algunos de sus faros y entenderás por qué en la Antigüedad el cabo de Fisterra se consideró el fin del mundo.

Costa de Magaluf, Mallorca

PAISAJES ROJIZOS: color de la pasión y la aventura. Transmisor de fuerza

¿Te van más los escenarios líricos o los territorios inexplorados? Si tu rojo preferido es el pasional, te van a encantar los campos de amapolas que florecen principalmente entre abril y mayo. Entre los más populares están los de la zona de los Montes de Toledo (Castilla – La Mancha) y los campos del sur del Álava (País Vasco) y norte de Burgos (Castilla y León). Si tu espíritu es más aventurero, te atraerá el paisaje rojizo de Las Médulas (en León, Castilla y León) y la volcánica isla de Lanzarote (Canarias). El primero fue una explotación minera a cielo abierto de la época romana y el paraje está hoy declarado Patrimonio Mundial por la UNESCO. La segunda es reserva de la biosfera y te sorprenderá la apariencia lunar de su Parque Nacional de Timanfaya. Un lugar especial donde la tierra se torna rojiza y que se encuentra en pleno volcán. Para terminar, te recomendamos una delicia roja muy urbanita y para la que necesitarás un poco de suerte. Con frecuencia, sobre todo entre los meses de diciembre y enero, los atardeceres de Madrid tiñen el cielo con matices rojos y lo apreciarás en su esplendor desde lugares como el jardín de Las Vistillas, el Templo de Debod o algunas de las azoteas más populares como la del Círculo de Bellas Artes.

Barrancas de Buruñón o Gran cañón en Guadamur, Toledo

PAISAJES VERDES: color de la naturaleza, lo sostenible y la vida. Transmisor de esperanza

¿Sabes que a las regiones de Galicia, Asturias, Cantabria y País Vasco se las conoce como “España Verde”? El sobrenombre es profundamente descriptivo. Su paisaje es naturaleza pura y alberga espacios como la Ribeira Sacra (Galicia), el Parque Nacional de Picos de Europa (que se extiende entre Asturias, Cantabria y Castilla y León) o los Valles Pasiegos (Cantabria) en los que es prácticamente imposible no contactar con el entorno y sentirte más vivo. Esta sensación de libertad y conexión con la naturaleza la experimentarás fácilmente en cualquier de los 15 parques nacionales de España. Los hay muy distintos pero quizá algunos de los paisajes verdes más espectaculares los disfrutarás en Ordesa y Monte Perdido (Aragón), Aigüestortes i Estany de Sant Maurici (Cataluña) y Garajonay (La Gomera, Canarias). Estamos convencidos de que visitarlos te recordará los versos de Lorca: “Verde que te quiero verde, verde viento, verdes ramas.” Romance sonámbulo, Federico García Lorca.

Estany Llebreta, Parque Nacional de Aigüestortes
Descubre más sobre...