=

El Madrid de los Austrias




  • Vista general del Palacio Real

Indaguemos un poco en la historia. En el siglo XVI, la dinastía de los Austrias decidió trasladar la corte imperial a Madrid. De aquella época se conservan algunos de los monumentos más bonitos de la ciudad. Te contamos cuáles son las paradas imprescindibles de este itinerario por las típicas calles estrechas del centro histórico.


XUtilizamos cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Si continúas navegando, aceptas su uso. Más información.

El Madrid de los Austrias


Itinerario

  • Plaza Mayor. Durante aquella época, aunque parezca imposible, se celebraban aquí mercados, corridas de toros, autos de fe… Es uno de los lugares con más ambiente de Madrid. Justo en el centro verás una estatua ecuestre de Felipe III, el rey que encargó su construcción. En 1790 hubo un incendio, del que se salvó la Casa de la Panadería, en cuya fachada verás pinturas relacionadas con la mitología y la historia de Madrid.
  • Palacio de Santa Cruz. Pasando por el famoso Arco de Cuchilleros, llegarás hasta este palacio. Aunque hoy es una sede ministerial, se construyó durante el reinado de Felipe IV para ser la cárcel de la corte.
  • Real Colegiata de San Isidro y Colegio Imperial. Ambos del siglo XVII, los encontrarás yendo por la calle Imperial hasta la calle Toledo.
  • Restaurante Botín. Continúa tu paseo por calles como la Cava Baja, la Plaza de Puerta Cerrada y la calle Cuchilleros. Hoy en día, esta popular zona es conocida como “La Latina”. En esta última calle hallarás el Restaurante Botín, que, según el libro Guiness, es el más antiguo del mundo.
  • Convento de Corpus Christi. Es conocido como “Las Carboneras”. Apenas ha sufrido cambios desde el siglo XVII. Y lo mejor de todo, se pueden comprar dulces artesanos hechos por las monjas.
  • Plaza de la Villa. Antes pasarás por el renovado Mercado de San Miguel, donde siempre apetece degustar algún producto o tomar algo. En la plaza te recibe la estatua del almirante Álvaro de Bazán y verás monumentos como la Casa Torre de los Lujanes, la Casa Cisneros y la Casa de la Villa.
  • Catedral de La Almudena y Palacio Real. Llega la “joya de la ruta”, la Plaza de Oriente, con estos dos monumentos emblemáticos de Madrid. Si puedes, pasa también por la zona de noche para verlo todo iluminado. En la antigüedad aquí existía un imponente Alcázar, que desapareció pasto de las llamas en 1737.
  • Real Monasterio de la Encarnación. Fue la primera obra barroca de la ciudad y conserva una importante colección de obras de arte.

pintando vars:

El Madrid de los Austrias


Información práctica

Cómo hacer la ruta:
A pie

Tiempo aproximado:
Reserva un día para conocerlo todo con tranquilidad. Si no tienes tiempo, es posible hacer la ruta en una mañana o una tarde.

Consejos y curiosidades:
Toda esta parte de la ciudad también es muy famosa por los numerosos comercios y tabernas tradicionales que tienes para elegir. ¿Qué tal si te animas con un rico vermú en una de ellas? ¿Sabías que los monarcas mandaron construir túneles secretos que comunicaban el Alcázar con diversos sitios? Uno de ellos conectaba con la Iglesia de San Gil, donde se bautizaba a príncipes e infantes. De hecho, según cuentan las leyendas, fantasmas y duendes se esconden en los tejados, las cámaras secretas y pasadizos de esta zona. Turismo de Madrid (encontrarás una oficina de turismo en la propia Plaza Mayor) organiza visitas guiadas y teatralizadas por la zona. Muy recomendables.


Más información >